Con Pasión de lo divino

por Jorge Castillo

hierofanía

Pensaba comenzar esta sección con el primer poema de mi poemario inédito “Vicisitudes del Fénix”, pero creo que más bien lo haré con el primer poema de mi nuevo poemario inédito (e inconcluso) “Lejos de Dios”. Supongo que recuerdan aquella frase de Nietzche: “Dios ha muerto”, cuya mejor explicación es su misma frase “el hombre es algo que debe ser superado”. Creo que no hay pensamiento más pío. Para mí el tema de lo divino también es una obsesión, o leit motiv, como se dice literariamente. Pero comienzo con este poema más que nada porque creo que forma parte de una nueva tendencia de mi escritura y pensamiento. He conocido no tanto a dios como a lo divino, y esta es una de esas pruebas. Espero que otras personas lo puedan disfrutar tanto como yo y encuentre a su vez su propia hierofanía.

 

 

Con Pasión de lo divino

 

Es el atardecer y está lloviendo.

Hay un sol de miel y rojo,

y son los sentimientos de todos los colores.

 

Hay un espejo de miel donde aparezco fugazmente,

hay un espejo de miel que en un instante me recorre

como si fuese el sol de un siglo transparente

tejido con la seda de unas horas.

 

Hay lo que nunca ha de volver a ver

lo que no habrá de hermoso como ahora,

hay unas rosas rosas mañaneras y nocturnas.

Para mí son estrellas terrenales.

 

Hay un jardín y soy un niño que conoce

rosa rosa perfumando todo el viento.

Alma transparente conocida.

Hay la magia que transforma.

Y veo todo crecer y todo transformarse.

La vida está en el cielo y mi raíz

en la corola tiene alas.

 

Hay nuestra libertad obedeciendo temporales.

No habría estallado en pétalos el brote

sin correr las estaciones.

En ti nació mi fe

De un pensamiento puro

 bautizado en el Estigia

 

Hay nuestra libertad y estoy agradecido

por depender del tiempo

pues si no hubiese tiempo

esto nunca habría pasado.

Y sé que cuando pase y se transforme

quedará en mi corazón lo que he aprendido,

lo que ha prendido en el jardín de tierra oscura

y ahora está vestido de colores.

 

Todo es semilla. Adoro la pureza.

El sol nutre a la lluvia

y son miradas puras

que transforman

todo lo que tocan.

 

Somos comunes y de carne

y sin embargo

la miel roja nos transforma.

 

Será bueno que pase porque ahora

nada será lo mismo

y a la vez, todo presente,

todo instante presente del futuro

será lo más hermoso hasta ese entonces.

Autor: Jorge Castillo Martínez

Anuncios