Recuerdos… 2 de Octubre para recordar.

por Jorge Castillo

Todo cuanto tenemos y las cosas que nos suceden son efecto de nuestros recuerdos pasados y de las cosas que hemos atraído en el pasado. A partir de hoy manifestaremos cosas nuevas y seremos dueños de nuestro día a día; atraeremos aquello que deseamos, aprendiendo para ello a recibir, a ser felices y a practicar la gratitud.

No estoy seguro, pero creo que fue el libro Donde Cruzan los Brujos, de Taisha Abelar, donde hablaba sobre un ejercicio mágico para recuperar la energía perdida en eventos del pasado. Se supone que uno va dejando como hebritas de energía por dondequiera que pasa y en todo lo que uno hace. Por ello los brujos recurren a la recapitulación, al repaso de sus recuerdos, con una especie de barrido con la cabeza mientras inhalan y exhalan.

En otra parte -tampoco tengo muy fresco dónde- leí que, de los eventos tristes o traumáticos de nuestras vidas, debemos volver a ellos, enfrentarlos y recomponerlos visualizando que hacemos aquello que “debimos” haber hecho, esto para librarnos de la pesada carga de ese mal recuerdo. Visualizar esta alternativa proyecta psicológicamente y energéticamente condiciones nuevas gracias a las cuales reprogramamos la ley de la atracción de los eventos futuros. Este último párrafo es como un compuesto de ideas de fuentes diversas; pero tiene un gran sentido.

Es como un recordar creativo, como la película “Efecto Mariposa”, quitando lo grotesco sin lo cual dicha película no habría sido atractiva para el vulgo.

Esa será la tendencia de los posts bajo la categoría de “Journal_S”. La mayoría de mis entradas hasta ahora contienen links a contenidos que me han llevado a una idea “x”. Si revisas esos links o las fuentes simplemente menciondas, sabrás de dónde me vino esa idea; al mismo tiempo funciona como una recomendación subliminal a ciertas lecturas.

¿Por qué ponerle 2 de octubre? Porque no se olvida, ¿no? Sólo que en adelante no hay más Guerra Sucia, sino pura revolución cultural.

En la siguiente ocasión comenzaré por evocar algunos recuerdos de mi infancia más arcaica, pétalos de la flor de mi existencia que llevaré conmigo en la transformación llamada erróneamente “muerte”.

Se dice que todo es eterno. El tiempo es relativo. Todas las posibilidades están aquí y ahora.

Anuncios