Oración de abril

por Jorge Castillo

Lanzo la mirada al tiempo que no estuve
asisto de símbolos despojado
Pido al mar su tempestad, pues he perdido
dulces nenúfares en el fondo de su abrazo.

Acógeme en tu canto
para que pueda verte en todas partes
ven a los ojos de mi amigo y de mi amiga
ven a los brazos que me sostienen cuando caigo,
dale brazos a mi soledad parsimoniosa
dale música a mi soledad en la que siento hablar todos los mundos

sean las cosas como cálidas personas
sean las gentes amigas divinidades
permíteme ser con esos dioses igual a mi soledad plena de amor
permíteme que la música baile con el silencio de nuestros giros
y que todas las palabras hablen de lo viviente

acógeme en tu canto, seas quien seas
invítame a tu corazón desnudo cruel divinidad
en el vacío que llevo conmigo caben todas las lluvias
las lluvias me han lavado desde adentro

estoy listo
que el errante sol me habite
estoy listo para los milagros espirales de la luna
estoy presto a ser la noche en la que brillen las estrellas

acógeme en tu canto mirador y tempestuoso
ven a los ojos de las mentes y al abrazo de las almas
danos a todos razones coloridas para poder cantar.

—Yggdrasil

Anuncios