SURGE DIGNO VUELO

por Jorge Castillo

Si mi barco se hunde
se abrirán mis alas para la tierra.

Así como ya nadie es digno amante
de la lluvia ni del sol, porque sus dioses
ya no pueden verlos más como personas;
y en su afán de amor se entregan a la tierra,
así yo también, así yo, de pronto,
puede ser que deba abrirme con mi vuelo
al amor definitivo de la muerte.
Porque nunca he sido digno
de llegar a ser curado por las flores.

Yo sé cuál ángel soy,
aunque ya no crea en mí
la antigua divinidad.

Anuncios